¿Cuántas variedades de enredaderas hay?

Las enredaderas, trepadoras o plantas de guía son especies vegetales ornamentales que tienen gran valor para la decoración. La capacidad de sus tallos para sujetarse o “enroscarse” a las superficies verticales, las hace perfectas para cubrir muros, fachadas o pérgolas, lo que les permite, a su vez, crear un hermoso manto verde.

Ellas se pueden clasificar en herbáceas, trepadoras leñosas y lianas. Cada una de estas variedades desprende mucha belleza y naturalidad. Para los jardines verticales son muy recomendadas, ya que, al ser de crecimiento rápido, van a cubrir de verde toda la zona en donde se planten.

Aunque las más conocidas son la hiedra y el jazmín, en este post te presentaremos distintos tipos de enredaderas que son muy decorativas y fáciles de cuidar.

 

Tipos de enredaderas y sus principales características

 

Las enredaderas se distinguen porque sus tallos se enroscan sobre sí mismos para poder sujetarse a la superficie en donde están plantadas, por lo que cubren muy rápido de verde toda la zona que hay a su alrededor.

Algunas están llenas de flores y otras solo poseen hojas verdes. También están las enredaderas que suelen crecer de forma horizontal y existen las que necesitan de alguna estructura para ir “escalando” con sus ramas.

Para que conozcas los principales tipos de enredaderas que puedes poner en tu jardín, revisa sus principales diferencias de acuerdo a la variedad.

Pero antes, puedes ver el siguiente cuadro resumen que sirve para orientarte en detalle sobre los distintos tipos de enredaderas:

Tipo de enredaderaCaracterística
Jazmín enredadera (Jasminum polyanthum).Su flor es perfumada y de color blanco. Es una planta perenne que puede crecer hasta 6 metros de altura.
Lonicera caprifolium o madre selva (Lonicera caprifolium).Crece hasta 6 metros de altura; su flor puede ser amarilla, blanca o roja, y es una planta perenne muy resistente.
Hiedra (Hedera hélix).Puede crecer hasta 20 metros de altura. Es una planta fácil de cuidar y su crecimiento se da rápido.

 

Los ojos de poeta (Thunbergia alata).Esta planta tiene una abundante floración en color naranja. Solo crece unos 2 metros de alto.
Ipomeas o campanillas (Campanulaceae).Es una planta tropical de crecimiento rápido. Presenta una bella floración y es resistente a la humedad y al calor.
Vid o parra (Vitis vinífera).En la naturaleza puede crecer hasta 30 metros, pero en los cultivos no sobrepasa los 2 metros de altura.
Flor de la pasión o pasionaria (Passiflora caerulea).Esta planta puede crecer en forma silvestre hasta los 7 metros. Tiene flores que pueden ser de color rojo, violeta o blanco; todo depende de la especie de pasionaria.
Dama de la noche (Cestrum nocturnum).Alcanza los 5 metros de altura, y su flor blanca desprende un exótico aroma solo por las noches.
Buganvilla o bugambilia (Bougainvillea)Es originaria de Suramérica y su flor puede ser de distintos colores, pero los más comunes son el violeta y el blanco.

Jazmín enredadera

Esta es una trepadora que tiene más de 300 especies conocidas. Su principal característica es que posee una hermosa florescencia, que además es muy perfumada.

Puede ser de varios colores, pero el más común es el jazmín blanco. Ella va a necesitar de un soporte para poder trepar y crecer sin problemas.

Son ideales para jardines y fachadas, sobre todo por su colorido y gran perfume.

Lonicera caprifolium o madre selva

Esta variedad es originaria del Sur de Europa. Es muy resistente. Se trata de una planta arbustiva muy usada para la decoración de distintos espacios como muros y paredes.

Su altura puede alcanzar los 6 metros. Por eso, es apropiada para crear jardines verticales. Tiene unas hojas de color verde y su tallo es robusto y leñoso.

Además, su flor en forma de campana es muy hermosa y puede presentar diferentes colores: amarillo, blanco o rosa; todo dependerá del tipo de madre selva.

Una de sus principales características es que es una planta perenne y resistente. Sus cuidados son mínimos. Solo requiere de un riego interdiario, así como de un sustrato rico en perlita.

Puedes sembrarla en un área semi soleada, solo trata de que la luz del sol no le dé directamente durante todo el día, para evitar que se decolore y muera.

Hiedra

Esta es una de las enredaderas más populares. De hecho, hay más de 15 variedades conocidas. Es muy resistente a distintas condiciones de humedad y calor, por eso, es común verla en fachadas y jardines.

La hiedra puede superar los 20 metros de altura, siempre que tenga una superficie sobre la cual trepar. La podrás encontrar en distintas tonalidades como verde, amarillo o blanco.

Es una planta que no necesita mucha agua, salvo en los meses más calurosos, en los que deberás regarla unas 3 a 4 veces por semana.

Abonarla tampoco será un problema. Con un fertilizante especial o con algunos desechos orgánicos como cáscaras de huevo, estiércol o hasta bolsas de té podrás darle nutrientes a sus raíces.

También es bueno que de vez en cuando le apliques un fertilizante o abono líquido, los cuales ayudan a la planta a aumentar su frondosidad y verdor.

Los ojos de poeta

Esta variedad de trepadora proviene del Sur de África. Es muy llamativa porque tiene una floración abundante en un hermoso tono naranja. El único detalle es que no llega a crecer tanto como otras enredaderas, pues solo alcanza los 2 metros de altura.

Otra característica de los ojos de poeta -cuyo nombre científico es Thunbergia alata- es que su florescencia dura desde la primavera hasta el final del otoño; solo que para ello necesita de mucha luz natural. Es decir, es mejor plantarla en exteriores.

Vid o parra

Esta es propiamente una planta trepadora. Asimismo, es una de las más famosas y utilizadas en los exteriores. Su nombre científico es Vitis vinífera, y es originaria del centro y del sur de Europa.

Es una planta semi leñosa que puede llegar a crecer 30 metros si está en su habitad natural. Pero en los jardines y cultivos no suele superar el metro de altura.

Ella se sirve de zarcillos para sujetarse de su guía. Tiene hojas de un color verde intenso. Pero sin dudas, lo más apreciado de esta trepadora es su fruto: la uva.

Flor de la pasión o pasionaria

La flor de la pasión es una de las enredaderas más impresionantes debido a que su flor es llamativa y vistosa. Esta flor puede darse en varias tonalidades como blanco, violeta o rojo, lo cual depende de la variedad de la pasionaria.

Es una enredadera que puede llegar a medir hasta 7 metros, siempre que tenga una estructura a la cual se pueda sujetar para expandirse.

Lo bueno de la pasionaria es que soporta los climas calurosos. No obstante, no es muy tolerante con el frío extremo.

La podrás plantar en exteriores y en interiores. Solo trata de que no le falte la luz solar aunque sea unas pocas horas al día.

Ipomeas o campanillas

Esta es una enredadera originaria de América y, por lo tanto, se trata de una planta tropical. Pero lo llamativo de esta variedad es que produce unas flores púrpuras que embellecen cualquier jardín o pared.

Aunque no es una enredadera exigente, no se la lleva bien con el frío. En cuanto al abono que necesita, solo bastará con que la fertilices una vez al mes, y su riego puede ser unas 3 a 4 veces por semana.

Buganvilla o bugambilia

La bungavilla es muy popular entre los amantes de la jardinería. Es un arbusto de hoja perenne y tallo leñoso que tiene un crecimiento rápido y frondoso.

Esta variedad es de sol, por lo que debe tener mucha iluminación a lo largo del día. A ella no le favorece que sus raíces siempre estén mojadas, por lo que su riego debe ser moderado, sobre todo cuando esté en el periodo de floración.

La flor de esta planta es muy atractiva y puede ser de varios colores, dependiendo de la especie de bugambilia que plantes. Aunque la tonalidad más común es la púrpura y la rosa.

Dama de la noche

A esta enredadera también se le conoce como “galán de la noche”. Su nombre científico es Cestrum nocturnum.

Solo alcanza los 5 metros de altura, y sus hojas son en forma ovalada de un color verde claro. Ella tiene unas flores blancas muy vistosas.

Su emblemático nombre se deriva de la propiedad que tiene de desprender un dulce aroma por las noches. La dama de la noche se clasifica como una planta tropical.

 

Si quieres conocer otras variedades de enredaderas, puedes visitar nuestra sección de enredaderas artificiales, en la cual verás distintas alternativas de esta hermosa planta, para que puedas crear tu propio espacio verde.

Toma en cuenta que colocar enredaderas artificiales en tu decoración es una buena alternativa, ya que las plantas sintéticas son de bajo mantenimiento, porque no necesitas regarlas ni tampoco fertilizarlas.

Hola mi nombre es Luis y soy copywriter profesional. Durante mis ratos libres me gusta dedicarme al mundo de la botánica cuidando de mi jardín y ayudando en la empresa de mis padres. Gracias a mi experiencia personal, decidí escribir acerca de este mundo y mostrarle a otras personas, la forma perfecta de escoger entre los productos del mercado de este ámbito.

Mundobotanika
Artículos sobre El mundo de la botánica